Hacer cine en 1928 era, sin lugar a dudas, un esfuerzo hercúleo. Vamos a hacer algunos apuntes para ponernos un poco en situación. Debemos recordar que los medios de grabación que existían mucho se alejaban del cine digital de los últimos años. No se podían visionar las tomas y nos encontrábamos a las puertas del cine sonoro, de hecho esta película puso su granito de arena (pero de esto hablaremos más adelante). Por otro lado, todo, absolutamente todo, era experimentación y muchas veces improvisación. Era el momento ideal para crear, inventar y sorprender al público. Todo era nuevo. Algo tan habitual hoy en día como los planos aéreos, planos secuencia con Steady o grúas. Para hacer planos de ese tipo, creednos cuando os decimos que se hacían verdaderas locuras. Por otro lado, se trataba de un público muy agradecido, entrar entonces en una sala de proyección era toda una aventura y las sensaciones, indescriptibles. Literalmente se trataba de “lo nunca visto”.

Steamboat Bill Jr o como se títuló en España “El héroe del río” (“El loco Bill” en Argentina) es una película cómica de cine mudo protagonizada por Buster Keaton y dirigida por él mismo junto con Charles Reisner. Este largometraje ha servido de inspiración y aliento para infinidad de cineastas. Pues, aún no siendo la mejor creación de Keaton, sin duda muestra una energía sin igual y un interés máximo por crear lo imposible, para la época. En sus 70 minutos de metraje aglutina mayor cantidad de especialistas que muchas de las producciones de acción actuales.

Argumento

El negocio del transporte, cuando la vida transcurre al borde de un río, puede ser voraz para William Canfield (Steamboat Bill) cuando su rival (John James King) adquiere un nueva y más avanzada embarcación de vapor que debe competir con su, más modesto, tradicional barco de vapor; de aquellos que llevaban una rueda a babor o estribor. Bill no ve a su hijo desde hace años y espera que al llegar éste de la universidad pueda ayudarle con el negocio familiar. A su llegada, descubre que su hijo no ha heredado la corpulencia paterna y es lo contrario a lo que él esperaba. Se trata de un joven más bien bajito y delgaducho. Por otro lado, el descubrimiento de que su hijo y la hija de King, Kitty, ya se conocían y se encuentran enamorados, no hace que la cosa mejore. Ambos progenitores harán lo imposible por que la amistad entre los jóvenes no llegue a buen puerto.

El padre intenta enseñar el oficio al joven pero el universitario no parece demasiado mañoso y los efectos de no ser capaz de seguir adecuadamente las indicaciones vienen a ser bastante desastrosos. Además, Canfield reconoce que no es capaz de hacer mucho más para evitar el amor que el joven sufre por la hija de su competidor. Así pues, toma la determinación de que su hijo vuelva a Boston. Ese mismo día se conoce la noticia de que su barco no reúne los requisitos que exigen en cuanto a seguridad marítima y debe quedar varado hasta que esta situación se solucione. Todo apunta a que el responsable de la situación es el competidor de Canfield y esto genera una discusión que termina en pelea. Canfield es encarcelado y su hijo tratará de hacer todo lo posible por salvarlo de la cárcel, llegando a tener un encontronazo con el sheriff que acabará con el joven hospitalizado.

Durante el tiempo que Bill Jr se encuentra hospitalizado, la zona es amenazada por un ciclón que, con bastante seguridad, destruirá aquello que se encuentre en su camino. Nuestro héroe cruza el pueblo enfrentándose a los diferentes impedimentos, edificaciones que caen a su paso y un sin fin de trabas que parecen suceder para impedirle llegar a su destino. Salvar a su padre. Cuando llega al centro policial, el edificio se rompe y se desliza dentro del río que lo arrastra. El jóven hace uso de toda su inventiva para conseguir salvarlo de esta situación. El universitario encuentra que su amada Kitty y el padre de esta también se encuentran en peligro en el río y, de la misma forma, también los rescata. La joven recompensa a su amado con un dulcísimo beso.

Reparto

Buster Keaton: William Canfield Jr.
Ernest Torrence: William “Steamboat Bill” Canfield Sr.
Marion Byron: Kitty King
Tom McGuire: John James King
Tom Lewis: Tom Carter
James T. Mack: Un sacerdote

Información interesante

La película muda de Buster Keaton de 1928, Steamboat Bill, Jr., es famosa, sobre todo, por ese plano asombrosamente inteligente y ambicioso de la fachada de la casa con la ventana abierta estratégicamente posicionada que se derrumba sobre nuestro héroe, dejándolo indemne. Es una visión sublime de la inocencia protegida por fuerzas cómicamente benignas, que el artista británico y cineasta ganador del Oscar Steve McQueen hizo famoso en su video de 1997 Deadpan. La escena se ha repetido en diferentes producciones mucho más modernas y ha requerido muchísimo esfuerzo, preparación y medios.

Steamboat Bill, Jr es un drama de Romeo y Julieta y también una historia tierna de un hombre que llega a respetar y amar a su hijo. Bill Sr (Ernest Torrence) es el capitán de un viejo y desagradable barco de recreo que no ha visto a su hijo desde que el niño era un bebé. Él espera un chico fuerte para ayudar con el negocio. Pero Bill Jr (Keaton) resulta ser un delicado esteta con un absurdo ukelele y una molesta boina bohemia. Está enamorado de Kitty (Marion Byron), la hija de JJ King (Tom McGuire), el arrogante propietario de un barco rival. El resultado es un trabajo de especialistas que, en muchas ocasiones, más parece fruto del milagro que del minucioso estudio y preparación de la escena. Keaton lo hace parecer fácil pero, sin duda, para la época; debió ser toda una odisea. La secuencia final de la tormenta es un Apocalipsis impresionante.

Como no queremos seguir dejandoos con la miel en los labios, para los que aún no hayan disfrutado de uno de los filmes incluídos en el listado de “las 1001 películas que ver antes de morir”; aquí os la dejamos. Íntegra y sin censura: